Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

Hoy queremos que conozcáis un rincón escondido de Navarra: el Monasterio de Santa María de Iranzu.

Al monasterio de Santa María de Iranzu sólo se puede llegar por una estrecha y sinuosa carretera 🛣 que sale desde el pueblo de Abárzuza. A unos kilómetros del pueblo nos encontramos con un monumento 🏛 que merece una parada: el monumento a la Virgen del Puy. Es este pequeño santuario construido en 1979 en honor a la Virgen del Puy.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

En el monumento a la Virgen del Puy

Junto al monumento aparecen dos personajes: un carbonero y un pastor. Simbolizan a dos vecinos de Abárzuza que en el siglo XI vieron aparecer unos haces de luz que surgían de la tierra en el montículo de Estella, conocido como el Puy.  Cuando salimos del monumento, como dice la señal, cerramos las cadenas ⛓. Hay que ser respetuoso con los sitios que visitamos, no cuesta nada ☺.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

Hay que ser respetuoso con el entorno… ¡Nosotros lo somos!

La primera vista del Monasterio de Santa María de Iranzu

Siguiendo la carretera llegamos a nuestro destino. Desde el aparcamiento parecía que la arquitectura del Monasterio de Santa María de Iranzu era simple, nada que ver con la joya que nos íbamos a encontrar en el interior.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

Nosotros con el Monasterio al fondo

El plano de la visita de la entrada nos dejaba entrever que esta grandiosa abadía cisterciense construida entre los siglos XII y XIV tiene mucho que visitar. Nosotros recorrimos la Iglesia Abacial, la Capilla de San Adrián y el claustro. Eso sí, paseamos en silencio para no molestar a los Padres Teatinos, que viven en el Monasterio de Santa María de Iranzu desde 1943.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

Con este plano… ¡es imposible perderse!

Una vez que compramos las entradas pasamos al claustro. ¡Nos quedamos alucinados mirándolo durante un buen rato! ¡Nunca habíamos visto un claustro así!

Nos perdemos en el claustro del Monasterio de Iranzu

Sin duda el claustro gótico del Monasterio de Santa María de Iranzu es uno de sus rincones más bonitos y aprovechamos para hacernos un montón de fotos. Hicimos la visita prácticamente solos.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

Flipando con el claustro del monasterio

Uno de los rincones que más nos llamó la atención fue la fuente ⛲ del claustro. Su forma nos sorprendió como lo hizo la ermita de Santa María de Eunate.  Forma parte del lavatorio, situado casi enfrente de la puerta del refectorio.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

La fuente del claustro

Su planta está formada por seis lados, es hexagonal. Su amplio arco de entrada y los otros cinco que la rodean hacen de este punto un espacio muy especial. Tanto la fuente, como la pila que recoge el agua tienen forma hexagonal.

Otras dependencias del Monasterio de Santa María de Iranzu

Desde el claustro visitamos las dependencias del monasterio que están abiertas al público. Vimos la cocina y la Iglesia Abacial, y después salimos para ver la capilla de San Adrián.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

En el exterior del Monasterio

La iglesia de San Adrián fue el primer oratorio que construyeron los monjes cistercienses en el monasterio y donde rezaban hasta que se construyó la iglesia. Los edificios que rodean la capilla se construyeron en diferentes épocas.

Descubriendo el silencio en el Monasterio de Santa María de Iranzu

El único arco que queda en pie

Este arco ojival es el único resto de una línea de tres arcos apuntados que llegaban hasta la capilla y que servían para separar la enfermería del monasterio. Después de recorrer esta zona volvimos al claustro para observar de nuevo su belleza antes de irnos.

Nos quedamos con las ganas de conocer a alguno de los monjes que habitan en el monasterio. Nos han contado que son leyendas vivas del lugar. ¡Volveremos para que nos cuenten más cosas sobre este fascinante monasterio!

Si quieres conocer el entorno del Monasterio de Santa María de Iranzu, puedes ir al merendero que hay al lado, es un punto de partida ideal para recorrer el Parque natural de Urbasa y Andía.