Una ruta por la GC-210 entre miradores y cuevas. Día 7 en Gran Canaria

Si estás siguiendo nuestro periplo de once días por Gran Canaria, sabrás que el día anterior vimos la puesta de sol en Agaete 🌅 y dormimos allí 💤. En realidad queríamos empezar nuestro séptimo día en la isla yendo al Faro de Punta Sardina, pero estaba lloviendo ☔ y muy nublado ☁️, así que nos tocó improvisar y cambiar el itinerario previsto. Optamos por hacernos una ruta por la GC-210, que nos trajo sorpresitas inesperadas 😲, con sitios muy chulos que seguramente nos habríamos perdido. Todo pasa por algo, ¿no crees amigui? 😎

Antes de empezar nuestra ruta por la GC-210 hicimos una parada técnica en un mirador muy chulo 👀 que queríamos conocer: el Mirador del Balcón. También podrías llegar desde La Aldea de San Nicolás, si la opción desde Agaete no te pilla bien 😜. Y alucinamos con lo que vimos nada más asomarnos. ¡Mira que pasada de acantilados! 🤩

Mirador del Balcón en Gran Canaria, nuestro comienzo de ruta por la GC-210
¿Dónde estará la cabeza del dragón?

Nos han dicho que a la forma que tienen aquí los acantilados la han llamado la Cola de Dragón 🐉, porque el paisaje que forma se parece a la cola de este mítico animal 🐲. El caso es que un poco sí que se parece a una cola de dragón, ¿no crees? 😊 Y atención, abre bien los ojos 👀, que si el día está despejado hasta puedes ver el Teide y todo 😮.

Antes por esta carretera se podía acceder a tres miradores, pero ahora hay una autovía y solo se puede llegar a este 😕. Puedes subir un poco más pero te encontrarás con el acceso que pone que está prohibido circular ⛔ y que si entras en esta zona lo haces bajo tu responsabilidad. Ha habido varios desprendimientos en la carretera, así que nosotros decidimos ser responsables y no pasamos 👌.

¡Halaaaa, qué curioso! 😮😮

¿Sabías que estamos en la parte antigua de Gran Canaria? 🤓 Esta isla volcánica 🌋 surgió del mar hace unos 15 millones de años 😮. Se cree que precisamente por este flanco la isla vieja sufrió un gigantesco desplome, quedando un corte con una forma arco de 20 kilómetros que podemos ver 👀 al asomarnos al mirador, desde la Punta de La Aldea a la Punta de Sardina. En estos acantilados podemos ver cada una de las coladas volcánicas que fueron elevando la isla centenares de metros 😲.

¿Qué te parece? 🙄 Pues aún hay más. Alucina que hay un volcán submarino aquí al ladito, bueno a unos 30 kilómetros, que no es casi nada 🤭. Nos han dicho que está situado en el brazo de mar que separa a Gran Canaria de Tenerife, a unos 2.500 metros de profundidad y que su cono alcanza unos 500 metros de altura. Qué fuerte, la isla sigue viva 😲.

Después de alucinar con el paisaje de este mirador nos dimos la vuelta y buscando el sol 🌞 decidimos poner rumbo a Artenara. Ya sabemos que no es lo más óptimo, pero créenos que era la única alternativa que teníamos 😕. ¿No te parece curioso que toda la isla esté cubierta de nubes y encontrar un rinconcito soleado? 🤭 A nosotros nos pareció una pasada 😊.

El Molino de la Presa del Parralillo

Iniciamos nuestro camino rumbo a Artenara sin saber en qué carretera nos íbamos a meter 😵. Así empezó nuestra ruta por la GC-210. Si te gustan las carreteras con curvas, en las que cuando te cruzas con alguien rezas 🙏 para caber y no caerte por un barranco, esta es tu carretera. No te vamos a decir que fue fácil conducir por ella 😇, pero la verdad es que con algo de precaución lo puedes hacer 👌. La prueba es que nosotros seguimos vivos 😜. Eso sí, las vistas son una pasada 😍, dejarás atrás una presa y llegarás a este molino tan chulo y lo verás tú solito. Nos da que no viene mucha gente por aquí jiji 🤭.

Mirador del Molino en la ruta por la GC-210
¿Qué hará un molino aquí arriba?

Y alucina con las vistas 👁️ que tienes desde el mirador. Desde aquí puedes ver la Presa del Parralillo y sí amigui, lo que ves a lo lejos son los roques Nublo y Bentayga 🤩. Sin lugar a dudas fue uno de los paisajes 🏞️ que más nos gustaron de todos los que vimos durante nuestro recorrido de once días por la isla 🏝️. La ruta por la GC-210 prometía ya de entrada.

Vistas desde la ruta por la GC-210
Esos roques nos suenan… ¿Y a ti?

Ten cuidado si hablas alto, que desde aquí hay mogollón de eco, jiji. Puedes hacer la prueba si quieres, jeje. Nosotros dijimos 🗣 ecoooo y lo escuchamos 🤭. Si llegas hasta aquí ten cuidado, que es uno de esos sitios en los que el tiempo se para ⌚ y cuando te quieres dar cuenta has pasado horas alucinando con el paisaje que tienes delante.

Las cuevas de Acusa Seca

Seguimos nuestra ruta por la GC-210 rumbo a Artenara y sin querer nos metimos por un camino que salía hacia nuestra derecha. La verdad es que al principio pensábamos que la habíamos liado 😇, pero gracias a eso nos encontramos con una sorpresita inesperada: las cuevas de Acusa Seca. Si ves la señal coge el desvío ⤵, llegarás por una carreterita más estrecha aún que por la que veníamos y casi al final encontrarás un parking 🅿 donde puedes dejar el coche, con unas vistas así de impresionantes al Roque Bentayga. Nosotros nos las encontramos con estas nubes al fondo ☁️, que le daban un encanto aún más especial si cabe 😍.

Vistas desde las cuevas de Acusa Seca, una parada en la ruta por la GC-210
Cada vez nos acercamos más a los roques

Nos gustaron tanto las vistas que decidimos investigar un poquito 🔎 y meternos por un sendero 🚶 a ver qué nos encontrábamos, y este fue el resultado 🤩.

Roque Bentayga desde Acusa Seca
¿Has oído algo? Parece que alguien nos está espiando

Si caminas un poquito más llegarás a unas viviendas y, desde allí, en unos dos minutos llegarás a estas cuevas tan chulas 😮.

Casas cueva en Acusa Seca, parada obligatoria en una ruta por la GC-210
¡Vaya cuevecitas más chulas!

Nos han dicho que estamos en el Poblado Troglodita de Acusa Seca. En esta parte de la zona arqueológica se localizan varias cuevas artificiales de habitación y graneros que siguen utilizando las mismas viviendas que sus antepasados aborígenes. ¿No te parece una pasada que haya gente que viva aquí? 😲 Nos han comentado que mucha gente las usa como segunda residencia 🏡. También vimos que había varias casas cueva que se podían alquilar como vivienda turística. Mientras nos acercamos a descubrirlas nos encontramos con este lindo gatito 🐈, que también es un vecino del barrio.

Un gato en Acusa Seca
Hemos encontrado un obstáculo peludo en nuestro camino

¡Halaaaa, qué curioso! 😮😮

¿No te ha llamado la atención que todas las casas cueva que vemos estén pintadas de blanco? 🤔 Tiene una explicación, y es más sencilla de lo que parece. Ya te habrás dado cuenta de que en la mayoría de ellas la única luz que entra procede de la puerta 🚪, así que pintaban la entrada de blanco porque de esta forma conseguían que entrara más luz en el interior de la cueva 🤓.

Visitando las cuevas se nos hizo la hora de comer 🍽️, así que decidimos continuar nuestra ruta por la GC-210 hacia Artenara. Te dejamos el enlace a la web de turismo por si quieres más información sobre el Yacimiento Arqueológico de Acusa Seca.

Y de vuelta al coche nos volvimos a quedar flipados con las vistas 😍.

Vistas desde Acusa Seca
Estas vistas nos tienen cautivados

Las cuevas de Acusa Seca es uno de los sitios que tienes que ver si vienes a Gran Canaria, tiene una belleza que no somos capaces de explicar con palabras, pero es de esos lugares que tienen un encanto especial 😊. Además, no está muy lejos de Artenara, así que te recomendamos que lo incluyas en tu ruta 👌.

La preciosidad de Artenara

Seguimos nuestra ruta por la GC-210 hacia Artenara con la niebla 🌫️ pisándonos los talones 😱, pero conseguimos llegar con algo de sol 🌞 en la parte derecha. Los miradores que daban al otro lado tuvimos que dejarlos para otro día 😕, pero algo es algo, jeje. Además, como nos gustó mucho el pueblecito 🏘️, ya teníamos excusa para repetir, jeje.

Artenara fue todo un descubrimiento para nosotros, no nos esperábamos que nos gustara tanto, pero como es el pueblo más alto de la isla, pues tiene unas vistas de escándalo 🔝. Nosotros lo comprobamos nada más llegar en el Mirador de Unamuno.

Mirador de Unamuno en Artenara, una parada en nuestra ruta por la GC-210
Unamuno se buscó un rincón genial para su mirador

Si estas vistas te han impresionado espera a llegar al Mirador de La Cilla. Para llegar hasta allí tienes que entrar por un pasadizo de unos 25 metros en el que te parecerá que estás entrando en el restaurante 🍴, pero no te preocupes, que al fondo está el mirador y puedes entrar solo para ver el paisaje. Eso sí, con lo chulo que es el sitio es posible que te apetezca tomarte algo 🍻. Nosotros teníamos hambre, así que aprovechamos para llenar nuestras barriguitas con unas vistas de ensueño 😍.

Vistas desde Artenara
Nos da mucha penita ver cómo dejaron la zona los últimos incendios

La verdad es que habíamos leído algún comentario negativo del sitio, pero tenemos que decirte que todo lo que comimos estaba exquisito 🤤. Eso sí, estaban un poquito saturados y tardaron un montón ⌚ en servirnos la comida. De todas formas, con unas vistas así, tampoco importa estar un ratito esperando ¿no crees? 🤭

Saliendo del restaurante a tu izquierda te encontrarás con unas escaleritas que te llevarán a la cima de la Montaña de La Cilla, en la que además de flipar aún más con el paisaje 🏞️ (está más alto que los otros dos miradores) pudimos saludar al Corazón de Jesús, que vive ahí arriba azotado por los vientos fresquitos que soplan 🌬️. Casi salimos volando cuando nos hicimos la foto 📸, menos mal que tenemos un seguro de viajes para imprevistos.

Corazón de Jesús en Artenara
Oye, ¿cómo haces tú para no salir volando?

Otra de las cosas que tienes que hacer en Artenara es entrar en la Iglesia de San Matías ⛪. Su artesonado de madera y las pinturas murales nos parecieron una chulada 👌.

También visitamos el Museo Etnográfico de las Casas Cueva. Dentro está la Oficina de Información y Turismo ℹ, la verdad es que nos costó un montón encontrarla 😇 porque pensábamos que aquí solo estaba el museo, así que ya sabes por dónde deberías empezar la visita si quieres más información sobre el pueblo o el municipio.

Museo Etnográfico de Artenara
Vamos a ver que hay detrás de esa puerta…

Además de recorrerte las 7 cuevas que se han musealizado y entender 🤓 cómo han vivido aquí los canarios durante siglos, puedes disfrutar de las vistas desde su terracita. Sí, vale, estamos un poco pesados con las vistas, pero es que este paisaje es tan chulo que no podemos evitarlo 😇.

Todavía nos quedaba una cueva más por descubrir 🔎. Está un poquito más arriba, a unos 400 metros del pueblo cuesta arriba. Sí, confesamos que nos costó un poquito subir, pero al llegar arriba alucinamos. Nos encontramos con una ermita cueva, en la que vive la Virgen de la Cuevita.

Virgen de la Cuevita en Artenara
Un santuario dentro de una cueva

Nos recordó al Santuario de la Virgen de la Esperanza de Calasparra, aunque por fuera no se parecen en nada 😜. La verdad es que Artenara fue todo un descubrimiento dentro de nuestra ruta por la GC-210. Así que te recomendamos que la incluyas en tu lista de imprescindibles de Gran Canaria.

Aunque por las fotos te parezca que teníamos un día de lo más despejado no era así. De hecho solo te hemos enseñado las vistas desde un lado del pueblo, el otro nos tocó dejarlo para otro día porque se lo había tragado la niebla que nos venía persiguiendo desde hacía rato 🏃‍♂️🌫️. Eso sí, antes de que nos engullera pudimos hacer una foto más.

El Roque Nublo visto desde Acusa Seca
No podemos dejar de mirar este paisaje

Y esta fue nuestra última foto del día. Después la niebla se nos comió. Intentamos ir a la Caldera de los Marteles pero no pudimos hacernos la foto, así que nos tocó poner rumbo al hotel, eso sí, con niebla en la carretera, así que lo hicimos con mucho cuidadito y precaución ⚠️. Mañana será otro día.

Llegamos a la capital

Para dormir habíamos decidido quedarnos en Las Palmas, que ya llevábamos siete días en la isla y todavía no conocíamos la capital, así que sería nuestro plan para el octavo día en Gran Canaria. Como llegamos a una hora prudente ⌚ todavía nos dio tiempo de tomarnos algo por el barrio de Vegueta y cenar en uno de los restaurantes 😋 que más nos sorprendió durante nuestra ruta por Gran Canaria.

Papas negras con nieve de mojo
A ver si adivinas qué es esto…

Te estamos hablando del Restaurante El Santo 😇. Fue el más caro de nuestro viaje, nos gastamos 75 euros entre los dos 💰, pero nos pareció que el precio estaba bien para el tipo de cocina que puedes probar en él, de hecho, te lo recomendamos al 100%. Combinan los productos y platos típicos canarios con un toque vanguardista impresionante 👌. Todo lo que probamos estaba riquísimo 😋 y nos dio mucha pena no tener más hambre para seguir probando más cosas 🤭. La verdad es que no entendemos como este restaurante no tiene una Estrella Michelín ⭐. Si estás por Las Palmas y quieres darte un caprichito no dudes en ir 😜.

Postre en el Restaurante El Santo
Mmmmm… ¿Se comerá el cojín?

Con nuestras barriguitas llenas y felices por el descubrimiento nos fuimos a dormir 💤, que al día siguiente nos tocaba recorrernos Las Palmas de cabo a rabo 😎.

MiniOnDescuentos

¿Quieres ahorrar un dinerillo 💰 en tus viajes? Seguro que sí, ¿verdad? 😊

Siempre que viajas 🚗🚃🚌🛫🚢 es recomendable tener un seguro de viajes por todo lo que pueda pasar: cancelaciones 👎, pérdida de equipajes 🧳, enfermedades 🤒, accidentes 🤕, etc. Hay un montón de cosas que nos pueden ocurrir. Para que viajes sin preocupaciones, te ofrecemos un 20% de descuento en tu seguro de viajes con INTERMUNDIAL. Solo tienes que hacer click en este enlace y ya lo tendrás aplicado 😎. O si lo prefieres, desde la propia web de INTERMUNDIAL usando el código MINIONTOUR al contratar tu seguro.

Código ético: contratando el seguro con nuestro código nos ayudas 😊 a seguir descubriéndote rincones chulos 😍 y enseñándotelos, ya que nos llevamos un porcentaje de la venta 👌. Si tienes cualquier duda, escríbenos 📝 desde la sección contacto.